La Diabetes infantil en la escuela

Mi nieto comenzó este año a ir al colegio, a infantil (tiene 3 años ahora) y él, a igual que casi todos los niños diabéticos (diría yo) no tiene las garantías necesarias de que su formación sea compatible con su enfermedad y su salud.

Por desgracia, la cosa es así y en los centros escolares aún no existen unas normas establecidas que permitan ayudar y apoyar a estos niños pequeños que no pueden hacerse los controles por sí mismos.

Las reglas, al contrario, establecen que el personal del colegio no puede ni siquiera dar una pastilla y mucho menos pinchar insulina ni glucagón, que lo que hacen es llamar al servicio de Urgencias y mientras llegan, toca esperar.

Y si cuando llega el servicio de urgencias ya es demasiado tarde, pues entonces a lamentar un caso más de un fallecimiento que podría haberse evitado con un poco de buena voluntad.

Diabetes Infantil en la escuela

En nuestro caso lo único que necesitariamos es que le hicieran el control de glucemia de media mañana (2 horas después del desayuno) que eso no supone ningún riesgo para el niño (no como si tuvieran que ponerle insulina o glucagón), pero aún así, nadie se ofrece a hacerlo, por lo que mi esposa tiene que hacer 6 viajes diarios al colegio para que mi nieto pueda estar escolarizado como el resto de niños de su edad.

Sé que en otros colegios sí hay más colaboración y algunos profesores han recibido formación de asociaciones de Diabéticos para saber lo que deben hacer y se han prestado voluntariamente a hacerlo, pero no es el caso del colegio de mi nieto, donde solo él es diabético (es posible que haya que esperar a que la mayoría de niños escolarizados sean diabéticos para que cambien las reglas).

Lo ideal sería que hubiera personal sanitario en las escuelas para atender estos casos. Médicos, enfermeros y educadores deberían de acordar que los niños de 3 a 10 años, con diabetes tipo 1, son la asignatura pendiente que deberían de aprobar, pues son las personas con menos autosuficiencia.

Y si en el colegio se producen problemas, en las excursiones escolares tenemos más de lo mismo: alguien debe ir al cuidado del niño diabético por si se presenta alguna complicación (luego resulta que la complicación se presenta con los que no son diabéticos, que van haciendo “locuras” y los atropellan o se caen y se rompen un brazo o una pierna).

No hace mucho hubo una excursión (la primera que hacían en su colegio) y mi nieto no pudo asistir con el resto de sus amiguitos porque no podianos ningún familiar acompañarlo ese día.

Si hubiera habido personal sanitario o responsable, él podría haber asistido también. En resumen,  no voy a decir que estén discriminados, pero sí que falta aún mucho por hacer para que la escolarización del niño diabético sea tan normal como realmente debiera.

¿Y tú? ¿Tienes o conoces algún caso similar de niños diabéticos en la escuela?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s